Viajar sin dinero… pero como?! – versión española

Bueno para empezar hay que decir que nada es gratuito. Siempre hay que pagar algo, ya sea en euros, rublos o zlotys, o en este caso la moneda con la que pagas se llama tiempo, paciencia, ganas y confianza.

Empecemos por el tiempo. El tiempo que inviertes en hacer dedo, en buscar un lugar para dormir, en convencer a la gente, en ganarte su confianza, en hacer dedo, en pedir y ofrecer cosas que no harías normalmente, es la moneda que tienes que pagar. Cuando trabajas por dinero inviertes entre 6 y 10 horas de tu tiempo para conseguir un sueldo que te permitirá después de haber reunido una cantidad X gastarlo en, por ejemplo, un viaje. Disponer de dinero te ayuda a obtener las acosas que necesitas de manera mas rápida y mas fácil, además de obsequiarte con el gran beneficio de poder elegir lo que quieres consumir. Pero a partir de ahí las cosas que pueden pasar se vuelven bastante predecibles. Si viajas seguramente pagaras por las comidas que elijas comer, por el hotel o albergue que se ajuste a tu presupuesto, saldrás de copas, margaritas o caipirinhas y te encontraras con gente que también esta haciendo algo parecido con la que hablarás de las excursiones y lugares impresionantes que has visitado, del calor que esta haciendo y de lo caro que es entrar a Machu Picchu, que encima por ser extranjero de cobran tres veces mas que a los nacionales. Hay que añadir que este viaje tiene que ajustarse al tiempo que dispones en días, horas y minutos para poder realizarlo. Una vez que se agote tienes que volver a iniciar el mismo proceso de nuevo; ahorrar dinero invirtiendo tu tiempo. Cuando viajas sin dinero, el elemento rápido y fácil desaparece junto a la opción de elección. No obstante, aparece el factor sorpresa, es decir que cada día es como una pagina en blanco que empiezas a escribir de nuevo, no puedes predecir nada y no sabes como se va  a desarrollar el día, y precisamente eso es lo mágico. Por ejemplo: entras en una agencia inmobiliaria para pedir agua. Entre que te la sirven, te ofrecen tomar un café, te preguntan de donde eres, tu les cuentas que estas viajando por el mundo a dedo y sin dinero y después de entablar una conversión de 10 minutos les preguntas si puedes dormir en casa de alguno de ellos, a lo que te responden que no, pero justo tienen una casa en venta (valorada en un millón de dolares, pequeño detalle) y que por una noche que duermas ahí no pasa nada. Además tiene piscina, siete habitaciones y esta situada en un barrio muy lujoso donde el coche mas sencillito es un todo terreno BMW.
CIMG1565
Esto es el factor sorpresa. U otro ejemplo, entras en un restaurante para preguntar si puedes trabajar por comida, que por lo general es difícil, pero en esta ocasión  te dicen que si: un plato de la carta con bebida y postre a cambio de limpiar los cristales del restaurante(que no son pocos y tu con un habré de lobos), otro factor sorpresa.
CIMG1303 CIMG1302
Resumiendo.
 El factor sorpresa consiste en que no puedes elegir lo que quieres consumir, sin embargo te abre las puertas a posibilidades infinitas que quizás con un viaje planeado jamas podrías aspirar, sobre todo porque no eres tan flexible ni tan abierto a que ciertos milagros sucedan.
 
 La paciencia, la madre de la ciencia, es importante para hacer un buen pan, aprender un idioma (por ejemplo en polaco), criar hijos y para viajar sin dinero es absolutamente imprescindible. Es mas, si careces de ella en un viaje así aprenderás a ser paciente por cojines. Hay países donde hacer dedo no es fácil y la gente desconfía mucho de los desconocidos. Puede haber dias en que hacer dedo sera largo y tendido. En Chile nos paso que esperamos un dia entero y nadie paro, cuando en Chile por lo general hacer dedo es pan comido. En esos momentos hay que saber esperar, porque siempre va a haber algun/a santo/a – buena persona que te va a parar en el momento menos esperado y la sensacion de desesperacion desaparecera en un abrir y cerrar de ojos.
Cuando preguntas a la gente si puedes dormir en su casa, tienes que contar con que seran muchos los nos que vas a escuchar y muchos se van a sorprender con tu pregunta, asimismo habrá momentos de dificultad en que conseguir un alojamiento gratuito te llevara horas. Una vez en Ju Juy (Argentina) estuvimos preguntando cuatro horas seguidas hasta que finalmente un señor al que preguntamos por preguntar dijo que si de manera mas natural, como si nos conociera de toda la vida. O en Venecia, preguntamos durante cinco horas para finalmente encontrar techo en una preciosa hacienda veneciana en el centro de la ciudad a 5 minutos de la catedral de San Marcos.
La paciencia tiene su recompensa y los ejemplos que he citado son de casos mas extremos, ya que también sucede que el si viene a la primera.
Ganas. Este elemento es muy importante, por no decir el mas importante. Me voy a poner en el peor de los casos. Llevamos horas esperando, preguntando a la gente si te pueden llevar ahí o allá. Todos dicen que no pueden porque no tienen espacio, y tu ves que es mentira, que el coche va vacío, o que justo se acaban de acordar que por el camino tienen que parar a visitar a un amigo cuando hace 3 minutos dijeron que iban a ese lugar directamente, etc. Son escusas que la gente pone porque desconfía de ti y tiene miedo. Esto se puede entender y nos podemos poner en su lugar. Evidentemente cuando estamos cansados, el rechazo y la desconfianza te empiezan a minar y debilitar tu confianza. Sin embargo, a cada persona que preguntamos, tenemos que tratarla como si fuera la primera y la única, y no dejar mostrar nuestro desanimo y apatía. Hay que volver a ponerle ganas a cada persona que preguntamos, porque la desgana es nuestro peor enemigo en esos momentos y los conductores tiene un sentido especial para detectarla.
Para terminar viene la confianza y con esta seré  breve. Confiar par mi es saber que los resultados que quiero obtener llegaran, y por mucho nos que reciba finalmente llegara el si. Funciona!
La experiencia de viajar sin dinero me esta aportando una visión mas profunda de la vida de los países que he visitado. Voy conociendo el corazón del país a través de la vida de las personas que se cruzan en mi camino. Comparto con ellos su espacio intimo y cotidiano y eso es lo que me voy a llevar al terminar este viaje. Veo como viven, que desayunan, como se visten, como decoran sus casas, las historias que cuentan, etc. Y eso en parte refleja el país en el que viven.
CIMG1219
Y a vosotros, se os ocurre alguna otra idea de como podemos „pagar” por las cosas que obtenemos sin hacer uso del dinero? Habeis experimentado algo parecido?
Os dejo con un articulo muy interesante de una mujer alemana que ya lleva viviendo casi dos decadas sin dinero.

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/03/07/economia/1362667015.html

 

Dodaj komentarz

Twój adres e-mail nie zostanie opublikowany.