Suiza – versión española

SUIZA

20140725_110306   20140725_115752   20140723_175928

SUIZA

Suiza parece un paraíso. Las montanas que te rodean, los paisajes, el
cielo azul, la limpieza de los ríos impresiona. Sin embargo, reina una
tranquilidad, una normalidad, una perfección que puede llegar a
aburrir. Estamos en Martigny y vamos de camino a Sierr. Por todas
partes crecen albaricoques y parece que es la fruta de la temporada,
no obstante el kilo no baja de 8 francos. Llegamos a nuestro destino
sobre las 6 de la tarde, y no tenemos mucha idea de donde vamos a
dormir. Sierr es una pequeña ciudad en medio de las montanas.
Practicamente no hay gente en las calles, y por el precio del café,
que vale 5 francos (unos 4,5 euros) llegamos a la conclusión de que
todo es hipercaro. Además, el tiempo no acompaña, lo que hace imposible
la posibilidad de acampar. Todo indica que habrá que poner en practica
la estrategia de preguntar la gente. En una de las aceras vemos a
nuestro objetivo: un chico alto, delgado, algo pensativo que va
caminando tranquilamente se para al escuchar nuestra pregunta en un
francés pésimo.

Perdona, hablas ingles?

No, no mucho.

Con un esfuerzo sobrenatural conseguimos explicarle, en francés, que
estamos viajando y si podemos dormir en su casa. La reacción es
asombrosa.

-Si, claro! Solo tengo que avisar a mi ex novia porque vivo con ella.

Resulta que en Francia hay un programa que consiste en que los
concursantes sin nada de dinero, sin ropa, sin ningún tipo de bienes
materiales tienen que conseguir vestimenta, comida, y todo lo
necesario para sobrevivir. Desnudos empiezan concursar en la calle y
tienen que apañarselas para conseguir todo lo necesario preguntando a
la gente. Me imagino que gana aquel quien se organiza mejor y consigue
mas riquezas. Menos mal que nosotros no estamos desnudos, algo de ropa
tenemos, pero por lo demás, reunimos los requisitos para participar en el
concurso. Fabrice que ha visto el programa siempre se había hecho la
pregunta de que haría el sin algún día viniera una persona desconocida
y le preguntara si puede dormir en su casa. Y justo se le presenta la
oportunidad de ponerse a prueba. Sin pensárselo demasiado nos dice que
si, pero antes tiene que ir a comprar cigarrillos.

Vive con Sabrina su expareja, pero se llevan muy bien y se tienen cariño.
Vivir juntos les sale mas barato, y pueden permitirse una vida mas
cómoda. Fabrice no trabaja, tiene un poco de depresión, y todavía no ha
descubierto que quiere hacer en la vida. Si le preguntas que le gusta
hacer te contesta que nada.

Sabrina es francesa y es camarera, además cocina estupendamente. Con
una barbacoa en el jardín finalizamos nuestra velada. De postre hay
tarta de chocolate y limón. Después de comer sardinas, patatas fritas
y pan a toneladas, esto sabe a gloria.

20140723_203444

Bern

Nunca sabes a quien te vas a encontrar por el camino, y que nuevas oportunidades se te van a presentar. Y por eso estoy en Bern, la capital de Suiza, porque por el camino se presentaron Anne y Felix, un joven matrimonio que se ofreció en llevarnos y nos abrió las puertas de su casa durante nuestra estancia en Bern.

Bern es la ciudad de los osos. En el centro de la ciudad hay un gran parque donde viven estos animales. Otra curiosidad, es que Albert Einstein vivió aquí entre 1903 y 1905 y desarrollo aquí su teoría de la relatividad.

20140727_152119   20140727_152113d.

La gente viste muy elegante y parece que todos han salido de un escaparate,. No hay vagabundos en la calle, esta prohibido, por lo que la pobreza también esta prohibida.

 

20140727_140509         20140727_151427     20140727_140206

Gran parte del país es de culto protestante y las misas se diferencian de las católicas. Las mujeres al igual que los hombres puede dirigir las misas. En la catedral gótica de Bern una joven chica dirige la misa de la tarde. Tendrá unos 25 anos y realmente parece un ángel: rubia clara, pelo rizado, enormes ojos azules y una sonrisa profiden que ilumina su rostro. Tras finalizar la ceremonia, se despide de los fieles saludando a cada uno con la mano y con una cálida sonrisa.

Los precios de aquí son cómicos y un mango vale 5 euros. Sin embargo, las piscinas son gratuitas, y además se puede bañar en el rió, ya que el agua además de fresquita es muy limpia. El próximo destino es Zurich

Zurich

20140729_152033    20140728_181632    20140728_142835

Zurich tiene mucha mas vida que Berna. Hay muchas cosas que visitar, pero como todo cuesta un ojo de la cara hay que probar suerte preguntando si puedes visitar el museo kostenloss, es decir gratis. Nunca se sabe, y así es como conseguimos visitar el museo de Historia de Zurich. Viva el trueque! Una forma de visitar lugares, museos, exposiciones es ofrecer algo a cambio de la visita gratuita. Preguntar si necesitan ayuda en algo, trabajar unas horas lavando los baños a cambio de una entrada. La técnica a veces funciona y la satisfaccion es enorme.

St. Gallen

 

20140730_154154       20140730_170545

Dormir en hoteles esta muy bien, pero es mucho mejor dormir en casa de la gente. De repente entras en un espacio intimo, donde hay una vida real. Los zapatos, la vajilla, los muebles de la casa te perfilan la vida de esa persona y de como se vive en ese país. En St. Gallen nos acogió Werena, una mujer jubilada que nos preparo el plato típico de suiza: una especie de croquetas de patata con la típica salchicha blanca.  Werena es un amor, nos cuida como una verdadera abuela y para el camino nos ha comprado unos bollos suizos. Al día siguiente nos despedimos de Werena y de Suiza. La siguiente parada es Alemania.

Dodaj komentarz

Twój adres e-mail nie zostanie opublikowany.